Saltar al contenido
Ciclo Básico

▷ Cómo optimizar imágenes para la web【2019】✅

optimizar imágenes

Los resultados de búsqueda de imágenes arrojados por Google cuando se hace una consulta específica son otra fuente de tráfico web para un sitio o blog. Aquí aprenderás a optimizar imágenes para tu web.

Consejos para optimizar imágenes para tu web

La acción de optimizar las imágenes utilizadas no puede quedar en un segundo plano, ya que es un factor que suma puntos a la relevancia de una web haciendo más fácil conseguir las primeras posiciones en el buscador.

De igual forma, las imágenes hacen que el contenido creado sea más visual y por ende más atractivo para los usuarios, siendo de suma importancia la calidad, la composición de la imagen, los aspectos técnicos y la relación que tenga que con el texto.

Checklist para optimizar imágenes y mejorar el SEO

  • Imágenes propias: Hay que tratar en la medida de lo posible utilizar imágenes propias, ya sean tomadas o creadas. Esto evita el uso de imágenes duplicadas que puedan ser penalizadas por Google en un futuro. Asimismo, al usar imágenes creadas o tomadas por uno se evita cualquier problema legal por el uso indebido de copyright. Esto no quiere decir que no se puedan utilizar imágenes de banco de imágenes, pero existiría más probabilidad de que esas imágenes ya estén siendo utilizadas por otros sitios web o blog.
  • Tamaño de la imagen: El tamaño de la imagen no debe ser muy grande para que el sitio web pueda cargar con rapidez. Es importante mencionar que el tamaño de la imagen no tiene nada que ver con su resolución, ya que esta solo se usa al momento de una impresión para saber cuántos píxeles hay por pulgada, mostrando una mayor calidad las imágenes que tengan más píxeles por pulgadas. Es por esto que una resolución de 72 ppi será suficiente. Por otra parte, lo que realmente importa para la web son las dimensiones de la imagen en píxeles a lo largo y ancho, por lo que un archivo de 5.000 x 3.000 px resulta demasiado grande y pesada.
  • Texto relacionado: Esto es fundamental. La imagen que se utilice debe estar relacionada con el contenido. Si se va a explicar la receta de un postre lo lógico es que se usen fotos del resultado final o de los pasos.
  • Título: El título de la imagen es esencial para indicar el tema de la misma. Lo recomendable es utilizar las palabras claves por las cuales se está posicionando la página o el sitio web y separar estas con guiones medios. OJO: No se deben acentuar las palabras ni utilizar la letra ñ.
  • Atributo Atl: Se refiere al texto alternativo que se le coloca a una imagen en el código HTML del sitio web para describir el contenido de esta y que así los motores de búsqueda puedan saberlo. Lo que se coloque en este atributo es lo que se mostrará también en el caso de que el navegador no pueda cargar la imagen. De igual forma, se recomienda incluir las palabras claves.
  • Leyenda: Esta es la parte visual que va debajo de la imagen y que permite indicarle al usuario una pequeña descripción.

Los últimos 3 elementos del checklist se pueden editar fácilmente gracias a gestores de contenido, por lo que no será necesario saber los códigos de programación para añadirlos. Solo basta con darle click a la imagen y editar los campos correspondientes.

Las páginas de resultados que Google le muestra a una persona u otra varía a causa de muchos factores, siendo uno de ellos las preferencias del usuario. Es decir, si una persona tiende a buscar más imágenes o noticias, cuando realice una consulta aparecerán imágenes y noticias en una posición superior. Es por esto que se deben optimizar las imágenes que se empleen en un sitio web para poder de igual forma liderar esos espacios y conseguir más tráfico web por estas vías.

Deja tu comentario